Sobre mí

Hola, os voy a hablar un poquito de mi para que me conozcáis mejor.

Hace mucho tiempo, creo que tendría unos ocho años. Llegó a mis manos mi primera cámara, y ya en aquella época, jugando con ella, me di cuenta de que hasta las cosas más cotidianas, podía desde mi punto de vista, verlas de una forma especial.

Pasó el tiempo, y esa vieja cámara, como mis ganas de ver el mundo a través de su visor, se quedaron olvidados en un cajón… eran otros tiempos, quizás también yo era demasiado pequeño y la fotografía era un “lujo” muy caro que no me podía permitir.

Siguieron pasando los años, y al final me hice mayor.

Un buen día conocí a Lucía… ¡sabía que era ella!. ¡Lo sabía!

Esa persona especial, con la que quieres pasar el resto de tu vida.

El problema es que ella no lo tenía tan claro como yo y me costó más de un año “engañarla”.

De esto aprendí que no hay que rendirse jamás y en creer que todo es posible.

Al final nos casamos y fue uno de los días más bonitos de mi vida. Tuve la boda que siempre soñé con la mujer de mis sueños. Y aún hoy, cuando veo las fotos me emociono al recordarlo. Creo que sin saberlo desde ese día sentí que a mi también me gustaba más de lo normal este apasionante arte de contar historias de amor con imágenes.

Unos años después nos quedamos embarazados de nuestra hija, y decidí que era la excusa perfecta para enfrascarme en aquella pasión que había dejado olvidada hacía tanto tiempo en un cajón y que ya empezaba a despertar desde nuestra boda.

Y me volví a enamorar… descubrí lo bonito que es capturar una mirada, un sentimiento de ternura, de amor. Poder capturar ese momento irrepetible que pasa en un instante y aprendí que con la fotografía era capaz de inmortalizarlo.

Y llegó Noelia, y me volví a enamorar. Tan pequeñita, tan suave, tan delicada… aún recuerdo la primera noche en el hospital. No pude dormir de la emoción de verla y tenerla entre mis brazos.

¡La habíamos deseado tanto!

Desde entonces ha sido mi modelo, mi inspiración, mis ganas de aprender todo lo que sé, para poder reflejarlo en mis fotos.

Mis amores, hacen que valore mucho lo que tengo, lo que soy como persona y lo mucho que disfruto pudiendo capturar todos esos momentos especiales que vivimos juntos.

En definitiva me apasiona la fotografía y todo lo que la rodea, pero sobre todo me encanta poder inmortalizar el amor con mi cámara.

Por este motivo me gustaría ser el narrador que cuenta con imágenes todo lo que suceda en vuestro gran día. Quiero captar las miradas, las sonrisas, incluso las lágrimas. Todas las emociones que se desbordan en esos momentos. Y conseguir con mis fotografías que ese recuerdo sea inolvidable para vosotros.

¿Qué me decís, os animáis?

Escribirme y me contáis como queréis que sea vuestra boda, no os cortéis y contádmelo con todo lujo de detalles, que yo estaré encantado de leerlo.